Categoría

Subscribirse al boletín

  • Prevención de drogas en el pregrado de enfermería

    Prevención de drogas en el pregrado de enfermería

    Comparte con:


    El uso de drogas por parte del trabajador de enfermería representa la falta de cuidado de sí mismo; el cuidar traspasa el asistir y ayudar, significa estar, que es una manera ética de ver, vivir y relacionarse con el mundo. Por otro lado, es difícil garantizar la competencia y la calidad del cuidado si no existe por parte de quien lo ofrece un estado de equilibrio de la salud física y mental. Sin embargo, momentos de dificultades y crisis relacionadas al trabajo pueden tener diferentes significados y formas y el uso de drogas psicoactivas generar un alivio de estas situaciones.

    El uso de drogas por parte del personal de enfermería es una realidad que debe ser abordada y resuelta. Puede estar asociada, entre varias razones: a la necesidad de aliviar las tensiones que se producen en el trabajo diario; para evitar o dejar de pensar en los problemas; las exigencias laborales; por la facilidad de acceso a estas sustancias; por inadecuadas condiciones ambientales, y dificultades familiares y sociales; por conflictos dentro y fuera del lugar de trabajo; el conocimiento incipiente sobre el tema; la falta de madurez personal; la infuencia de colegas y amigos; para reducir al mínimo los síntomas que se presentan en el síndrome de desgaste profesional, entre otras razones.

    Otro tema importante que emerge en el caso de los profesionales de enfermería y su formación académica es la malla curricular que, muchas veces, no ofrece en su pregrado asignaturas de salud de los trabajadores y necesariamente se requiere mostrar los riesgos a los cuales se enfrentará en su vida profesional. El estudiante tiene derecho a conocer cuáles son las condiciones laborales que implica el trabajo de enfermería, en la mayoría de los casos un mundo de trabajo nada seguro y saludable, sino por el contrario, los ambientes presentan problemas, las relaciones profesionales son a menudo difíciles, los salarios no son estimulantes, el contacto con los clientes y las familias pueden generar tensiones. No es fácil hacer frente a situaciones de estrés y sufrimiento que causan diariamente este conjunto de problemas, además de los de índole personal que pueden favorecer la ocurrencia de problemas a la salud cuando se convierta en un profesional.

    Una forma de prevenir este problema es la enseñanza obligatoria de esta materia en los cursos de licenciatura en enfermería. Probablemente, entonces, con un mejor conocimiento del tema desde el pregrado, haya oportunidad de adelantar el reconocimiento de la dependencia a estas drogas y motivar la búsqueda de tratamiento. Así también se debería investigar más la información sobre las causas y consecuencias del uso y abuso de drogas en los diferentes contextos donde se desarrolla el quehacer de enfermería, como factores protectores que pueden frenar la motivación de un primer contacto o uso inicial.

    Por otro lado, las instituciones empleadoras deberían ofrecer condiciones adecuadas de trabajo para el personal de enfermería para que éste desarrolle sus actividades con calidad. Deben saber también identificar cuando el problema del consumo de drogas se produce entre los trabajadores y promover la orientación y la derivación a un tratamiento adecuado, así como promover campañas de información para la prevención del uso indebido de drogas entre sus trabajadores, tratando de involucrar a todos los sectores de la sociedad en la prevención.

    Las campañas preventivas pueden ser reunidas en una forma más integradora, mostrando todo tipo de drogas y sus formas de consumo, ya que, muchas veces, cada adicción tiene una conducta y un tratamiento específico y diferenciado. Equipos y clínicas de salud, en general, deberían facilitar a los usuarios de drogas la búsqueda de apoyo en los centros especializados para el tratamiento y la rehabilitación psicosocial y los miembros de la familia deben fomentar este proceso, que es, a menudo, el principal medio de apoyo emocional para un progreso de retorno a la salud.

    Se reconoce que los estudios sobre este asunto complejo son necesarios con el fin de conocerlo mejor y con mayor profundidad, con el objetivo de minimizarlo y/o remediarlo.

    Referencia: Díaz C Lourdes, Ulloa Célia Marina, Taubert De Freitas Fabiana, Amorim A Liliana, Barcelos D Maria Célia, Valenzuela S Sandra Verónica et al . EL USO DE DROGAS EN EL PERSONAL DE ENFERMERÍA. Cienc. enferm.  [revista en la Internet]. 2011  [citado  2014  Dic  04] ;  17( 2 ): 37-45. Disponible en la web   Imagen de la web

Leave a reply

Cancel reply