Categoría

Subscribirse al boletín


nurse_sleepLa privación del sueño es mucho más que un inconveniente para las enfermeras del turno de noche. Se puede tener un impacto significativo en la seguridad del paciente, así como en la seguridad de las propias enfermeras. La toma de decisiones alterada, reflejos y habilidades motoras más lentos, y los niveles de estrés están aumentados, efectos potenciales de la falta de sueño.

Numerosos estudios han identificado una relación entre la falta de sueño y el aumento de los riesgos de seguridad para los profesionales de la salud y los pacientes. Sus efectos son generalmente más agudos para las enfermeras que trabajan en el turno de noche, y pueden ser aún más pronunciada para los de los centros de atención crítica. Esos entornos de trabajo especializados y exigentes requieren enfermeras para realizar evaluaciones  y decisiones rápidas.

Además, el volumen de pacientes es impredecible en los servicios de urgencias, los pacientes normalmente están en condiciones inestables. Eso significa que las enfermeras de la sala de emergencia deben permanecer muy vigilantes con el fin de responder con prontitud y de manera apropiada a los cambios en la condición del paciente.

Un artículo publicado en la edición de 2007 de la Comisión Mixta Diario sobre Calidad y Seguridad del Paciente señaló que las enfermeras por lo general no cumplen con los requerimientos de sueño promedio. El artículo también citó dos estudios que encontraron que las enfermeras eran por lo menos dos veces más propensas a cometer un error médico al trabajar turnos extendidos (12,5 horas o más.)

También toma nota de que la privación crónica de sueño puede conducir a problemas de salud a largo plazo, tales como la diabetes y enfermedades del corazón. Los estudios también han encontrado que las mujeres – que son la gran mayoría de las enfermeras – experimentan elevados niveles de alteración del sueño durante el trabajo por turnos en comparación con los hombres.

Beneficios de la siesta reparadora

Una posible solución a los problemas de seguridad asociados con la falta de sueño es animar a las enfermeras a usar sus tiempos de descanso para tomar breves siestas. A menudo conocida como la siesta reparadora, estos breves descansos tienen el potencial para aumentar el rendimiento y la precisión, reducir la fatiga y mejorar el estado de ánimo para las enfermeras que trabajan horas extendidas o el turno de noche.

«Varios estudios apoyan los resultados positivos para la siesta en servicio para los profesionales de la salud», señaló un estudio del 2011 en Critical Care Nurse, la revista de la American Association of Critical-Care Nurses.

Los autores del estudio examinaron el efecto de la siesta en las enfermeras que trabajan en las unidades de cuidados intensivos o los servicios de urgencias. La mayoría de las enfermeras reportó tener un mejor estado de ánimo y el tiempo de respuesta cuando fueron capaces de dormir una siesta.

«Incluso una breve siesta de 20 minutos fue visto por algunas enfermeras como restaurador, lo que les permite atender mejor a su trabajo y mejorar su rendimiento en el trabajo», señaló el estudio.

La necesidad de Habitaciones

Muchos hospitales ya han hecho la relación entre el sueño y el rendimiento con respecto a los médicos. Como tales, se han creado salas de sueño para los médicos de urgencias, cirujanos y especialistas.

Con la asistencia médica cada vez más compleja, será más importante que enfermeras y otros profesionales de enfermería estar bien descansado y alerta durante el servicio. Los centros de salud que proporcionan a las enfermeras la oportunidad para dormir la siesta reparadora, pudieron ver mejoras en el rendimiento y mayor seguridad para los empleados y pacientes.

Fuente: The Benefits of Naps and Sleep Rooms for Night-Shift Nurses By Jacksonville University Noviembre 2013 revisado en la web el 2 de junio 2014

Leave a reply

Cancel reply